jQuery
Curiosidades

Un vuelo sin escalas a los más desfavorecidos

abril 23, 2013

Las prisas y el estrés de los aeropuertos provoca, muchas veces, despistes y olvidos de todo tipo de objetos de los que nunca se vuelve a saber nada. Normalmente, la mayoría no son reclamados en la Oficina de Objetos Perdidos, y muy poca gente sabe cuál es el destino final de la toalla con detalles florales o la sombrilla que le resguarda del sol en una playa a 40º. Aunque al principio se lamenta la pérdida, siempre se termina por olvidar y comprar otro para las próximas vacaciones, sin ni siquiera replantearse a dónde habrán ido a parar.

La buena noticia es que no siempre terminan en un almacén o en un contenedor de basura pasados dos años – el tiempo en el que expira el periodo de reclamación –. En Andalucía por lo menos no es así. Aprovechan hasta el objeto más insospechado para destinarlo a diferentes ONG de la comunidad. Una vez ahí, deciden si donarlos directamente o hacer una recaudación de fondos para financiar diversos proyectos.

Cuatro aeropuertos andaluces ya lo hacen. El de Málaga es el más transitado y el que más objetos recoge; el año pasado recogió 4.000 objetos para destinarlos a tres ONG, entre ellas el centro de acogida San Juan de Dios para drogodependientes.

Cualquier prenda de vestir es muy útil. Así lo asegura el sacerdote José Sánchez a EL PAÍS. Pero no solo ropa. Las gafas graduadas también son muy apreciadas, debido a su elevado coste. No se rechaza nada; hay hasta un palo de golf esperando a tener un nuevo dueño y destinar ese dinero a comprar comida. La tecnología es otra de las cosas más olvidadas, y aunque no sea de primera necesidad, supone un gran favor para gente que no se la pueda permitir.

Esta iniciativa la llevó a cabo Cáritas hasta el año 2011, cuando se decidió que los ayuntamientos serían los que destinarían los objetos a las diferentes ONG, una manera de ayudar de forma más personalizada a diferentes colectivos que más lo necesiten.

Compartir noticia por email:
Fuente: http://www.mirada21.es

Síguenos en Twitter: @aerolatinnews