jQuery
Turismo

El turismo de terror genera nuevos negocios

mayo 20, 2013

En un mercado que a nivel mundial tiene un crecimiento sostenido, las oportunidades de negocios en el rubro turístico siguen apareciendo. Y en ese contexto, el turismo de espanto y de actividades paranormales se está transformando en un segmento que se expande en todo el mundo, y la Argentina no es la excepción.

Si bien en la Argentina las actividades turísticas relacionadas con este tipo de viajes es incipiente ya hay varios emprendimientos vinculados con el “turismo de terror”.

Quizá la movida más conocida en el país en ese sentido es la denominada “Misteriosa Buenos Aires”. Se trata de un paseo turístico en bus que cuenta con el audio de la narradora Alejandra Parets. Durante el recorrido se cuentan historias de crímenes y leyendas urbanas. La versión Uno recorre barrios de zona sur de la Capital Federal, como Montserrat, Constitución, Parque de los Patricios, Barracas, San Telmo y San Nicolás. El segundo circuito incluye a los barrios de zona norte como Balvanera, Retiro, Recoleta, Palermo, Colegiales y el cementerio de Chacarita. El tercer tour incluye el centro y el Cementerio de la Recoleta. El precio promedio es de $55 por persona.

En el interior del país también hay lugar para el turismo del espanto. En la actualidad, se organizan excursiones a las ruinas del Gran Hotel Viena, en la costa de la laguna de Mar Chiquita (Córdoba). Allí se realizan visitas diarias de noche para conocer la historia del hotel que comenzó a construirse en 1941 y que fue financiado enteramente por Máximo Pahlke, un inmigrante de origen alemán que llegó a la Argentina a principios del siglo XX.

A principios de la década del ’70 las inundaciones provocaron el cierre de un establecimiento que, a partir de allí, se convirtió en un mítico lugar en ruinas lleno de historias fantasmagóricas, que incluso involucran al propio Adolf Hitler, quien, cuenta la leyenda, alguna vez se hospedó en el hotel.

Incluso, hace un tiempo, el lugar fue visitado por los productores del programa estadounidense Ghost Hunter International, quienes descubrieron que el Gran Hotel Viena detectaba la mayor actividad paranormal de Latinoamérica. Este hotel, cuya estructura se asemeja a la de un hospital, tiene muchas historias para contar. “Mujeres mirando por la ventana de la habitación 106, sonidos de fuertes golpes, una persona de seguridad del hotel que falleció hace varios años de forma extraña, así como una niña corriendo por los pasillos, son sólo algunas de ellas”, informó la empresa Hoteles.com.

También en Córdoba, en la localidad de La Falda, se levanta el abandonado Hotel Edén. Allí también hay excursiones en las que se narran historias vinculadas con los nazis llegados a la Argentina en la década del ’40.

Los alojamientos famosos en el mundo

El turismo vinculado con historias terroríficas no solamente crece en el país. A nivel mundial hay una buena cantidad de hoteles que encierran historias de fantasmas que son explotados turísticamente.

El Hotel El Refugio del Salto, en Colombia, funcionó en los años ’20 como hospedaje de lujo. Hoy ha sido convertido en museo. Queda ubicado en el Salto de Tequendama, una cascada natural de 157 metros de altura sobre un abismo rocoso, el cual se ha convertido en el sitio al que muchos han llegado para acabar con sus vidas, situación que da lugar a cientos de historias de almas en pena
En el Stanley Hotel, ubicado en Colorado (Estados Unidos), se dice que habitualmente se ve el fantasma de su ex ama de llaves Elizabeth Wilson. Alojarse allí cuesta u$s1.440 por noche.

En el Selsdon Park Hotel (Gran Bretaña), varios testimonios de turistas cuentan que vieron pasar por sus pasillos a una mujer de gris que atraviesa las gruesas paredes. La leyenda cuenta que este espíritu pertenece a una criada que tenía un romance con el joven hijo del dueño del hotel.

Compartir noticia por email:
Fuente: http://www.diariobae.com/

Síguenos en Twitter: @aerolatinnews