jQuery
Cien Años de la Aviación

Entrevista con The Guy

26/11/2014

Hablamos con The Guy, un experto viajero de negocios y blogger anónimo, sobre el impacto de la aviación en su trabajo, y le pedimos que nos contara todo lo que ha aprendido a lo largo de sus viajes y su opinión sobre el futuro de los viajes de negocios.

1. Háblanos de ti.
Hola, hace ya más de una docena de años que comencé a viajar por motivos de trabajo. Todo empezó en mayo de 2000, tras ser designado como asesor de un proyecto en Arabia Saudí. Dado que la vida en Riad es bastante restrictiva en comparación con Occidente, el contrato incluía algunas gratificaciones, como un permiso de trabajo al mes con un billete de avión de ida y vuelta. Y así es como comencé a volar por todo el mundo. Cuando regresé de nuevo al Reino Unido a finales de 2001, me di cuenta de que no podía vivir sin viajar. Poco después, tuve la suerte de encontrar mi actual trabajo, que implica frecuentes visitas a nuestras oficinas repartidas por todo el mundo. Así que desde mayo del año 2000, casi todos los meses realizo un viaje internacional.

2. ¿Cuándo se hizo la aviación imprescindible para «estar ahí» en tus negocios?
A finales de 2006, mi jefe estaba intentando adquirir una importante empresa en los EE.UU. Como ocurre en estos casos, cualquier contratiempo puede hacer fracasar una negociación en el último minuto. Por aquel entonces, yo estaba en Estados Unidos, solo que en otro estado, y mantenía contacto telefónico a diario para conocer cómo iban las cosas. El día previo al acuerdo, me dijeron que la negociación iba por buen camino y que debía tomar un vuelo a Texas. Me encanta la sensación de pisar un lugar por primera vez cuando se trata de negocios, conocer a tus nuevos colegas y esos primeros pasos de una larga y fructífera relación. No hay nada que pueda reemplazar la experiencia del primer día de adquisición de una empresa. Sin duda es uno de esos momentos que no te puedes perder.

3. Si tuvieras que dar un consejo a un empresario o a una empresaria prometedores, ¿qué les dirías?
Les diría que las oportunidades siempre están ahí. No importa cuánto cueste alcanzar el éxito. Con determinación y voluntad, las fronteras no existen.

4. ¿Cuál ha sido tu mejor experiencia en tus viajes de negocios?
Creo que otro de esos momentos en los que «estás ahí» en el momento justo, aunque fue más en un contexto personal. Fue durante un viaje de rutina a Australia. Siguiendo órdenes de nuestro CEO, mi estancia se alargó más de lo habitual, lo que me permitió disfrutar de un fin de semana de ocio en Melbourne, y que se convirtió en un fin de semana deportivo inolvidable. El viernes por la noche compré un pase para visitar por primera vez el estadio Melbourne Cricket Ground y asistir a un partido de fútbol de reglas internacionales "•una mezcla de fútbol gaélico y fútbol australiano"• en el que participaba Irlanda. Al día siguiente, nos dirigimos al hipódromo de Flemington para asistir al Melbourne Derby. Yo no entiendo mucho de carreras de caballos, pero se trata de un evento social muy atractivo. Por la noche asistimos al partido entre Australia e Irlanda de la Copa Mundial de Rugby de 2003. El domingo aproveché para reponer fuerzas. Y por si fuera poco, para completar la aventura, el martes siguiente se celebraba la Copa de Melbourne.

5. ¿Qué trucos utilizas para hacer más fácil tu experiencia de viaje?
La mayor parte de mis viajes son de negocios, así que los vuelos me los organiza la empresa. Con algunas aerolíneas, tanto la empresa como el empleado pueden acumular millas para volar. Hasta ahora me he podido beneficiar de algunos servicios adicionales gratuitos, acceso a salas VIP, embarque prioritario y franquicia de equipaje adicional. Las millas acumuladas no caducan siempre que utilice un «vuelo elegible» al menos una vez cada 20 meses. No es de extrañar que en la actualidad tenga más de un millón de millas acumuladas.

6. Por último, ¿cómo te imaginas los viajes aéreos de negocios en el futuro?
A lo largo de todos estos años he visto cómo los viajes de negocios han ido transformándose. Ha habido una gran cantidad de fusiones de grandes aerolíneas, mientras que las aerolíneas de bajo coste cuentan con presupuestos más bajos. Sin embargo, el confort de la clase business ha mejorado en general. En lo que respecta al alojamiento, la calidad de los hoteles de gama media también es ahora excepcionalmente buena.

Los viajes de negocios no pueden acabarse nunca mientras siga siendo más efectivo «estar ahí» que al otro lado del correo electrónico o de una llamada de Skype.

Sobre mí
Bajo el seudónimo The Guy, puedes seguirme en mi blog de viajes Flights And Frustration. También puedes seguir mis aventuras a través de Twitter @TheGuyWhoFlies, Facebook o Google+.

Compartir noticia por email:
Fuente: www.flying100years.com/

Síguenos en Twitter: @aerolatinnews