Now Reading:
Air Berlin, a juicio por la muerte del perro Nano, deshidratado en la bodega
Full Article 2 minutes read

Air Berlin, a juicio por la muerte del perro Nano, deshidratado en la bodega

La muerte de un perro puede llegar a convertirse en un hecho muy doloroso, sólo comprensible para aquellas personas que gozan de su compañía. El dueño de Nano sintió ese dolor cuando le devolvieron su mascota muerta por deshidratación tras un vuelo de Air Berlin entre Sevilla y Palma de Mallorca. Su relato desgarrador ha llegado a manos del Juzgado de lo Mercantil número 2 de la capital mallorquina, que ha decidido llevar a juicio a la compañía aérea el próximo día 15.

El mismo dueño definía a Nano en su denuncia como «mi amigo, mi compañero, mi ángel de la guarda, el que siempre vela por mí. Aunque ya no esté conmigo, siempre lo llevaré en mi corazón». Un día de julio del año pasado, Francisco Javier Ramos voló junto a su novia y Nano desde Sevilla. Para el traslado de mascotas la compañía le exigió un trasportín para llevar al perro en la bodega del avión. Nano tuvo que ser entregado en la cinta de equipaje. Puesto que faltaban dos horas para el embarque, el dueño pidió dejarle agua pero el operario se negó, alegando que el agua podía mancharlo todo.

El demandante le explicó que la parte interior del trasportín era estanca y sin agujeros, por lo que el agua no podría salir. No obstante, y pese a ello, el operario reiteró su negativa. Por ello, el dueño del perro le indicó al operario que en el compartimento superior del trasportín había una botella con agua y un pequeño cuenco, y le rogó que, si observaba al animal sofocado o acalorado, le diera un poco de agua. A pesar de la contrariedad de su dueño, este cogió su camino y…

Compartir noticia:
Input your search keywords and press Enter.