jQuery
Noticias Destacadas

Enrique e Ignacio Cueto: “Hoy el problema de Latam es la economía de la región. No es la fusión, ni ineficiencia de ningún tipo”

Enrique and Ignacio Cueto: "Today Latam problem is the economy of the region, not melting or...

Julio 28, 2015

A tres años de la fusión han logrado disminuir sus pérdidas desde US$ 329,8 millones a US$ 39 millones. Partidarios de los cambios tributarios, ven con preocupación cómo se han concretado las reformas. El reemplazo en huelga dentro de la misma empresa es lo mínimo, señalan. Reconocen que los casos de financiamiento irregular a la política han golpeado a los empresarios, pero llaman a no generalizar ni a demonizar a esta actividad. Financiar a buenos políticos también es ayudar a un país.

Chile, Brasil, Argentina, Colombia, Perú, Ecuador y Paraguay… Los aviones de Latam Airlines conectan ciudades dentro de siete países en Latinoamérica. Un “itinerario” extenso y diverso, que les permite a los hermanos Enrique e Ignacio Cueto -presidente de Latam y CEO de LAN, respectivamente- conocer las distintas realidades económicas y políticas dentro del continente. Y es a esa experiencia a la que echan mano para esbozar un diagnóstico de lo que pasa internamente: “En las últimas dos décadas Chile venía de una senda de crecimiento y de hacer las cosas de una manera ejemplar y en este minuto se desordenó por el clima político, económico, por el tema de la confianza. Son elementos a los que no estábamos acostumbrados. Hay quienes dicen: “En otros países pasa”. Sí, pero en este no pasaba”, recalca Ignacio Cueto.

Hace tres años, LAN se fusionó con su par brasileña TAM, logrando su objetivo de ingresar a Brasil. Un anhelo que ha tenido costos. El precio de la acción ronda los $4.100, casi un tercio de los $13 mil previos a la unión, y las utilidades han sido esquivas. Esta semana anunciaron un plan de recorte de vuelos domésticos en Brasil debido a la desaceleración de esa economía, y como grupo, en el mediano plazo, están llevando adelante un plan de ahorros por US$ 800 millones a 2018, que implica reducciones de costos en combustible y flota, entre otros.

Pero no todo ha sido recortes. A fin de año recibirán sus primeros aviones A 350, pioneros en el ahorro de combustible, y en octubre empezarán a volar a Barcelona.

Enrique e Ignacio Cueto llevan años al mando de la aerolínea, trabajando juntos, y se nota.

“Estoy absolutamente de acuerdo” dirán más de una vez respecto de una afirmación del otro, sin dejar de lado una cuota de humor. “Van a decir que los Cueto están de maleta”, bromearán al tomarse una foto con una antigua maleta que tiene logo histórico de la aerolínea chilena.

“Abogamos por la flexibilidad laboral”

Pese a lo vertiginoso de los últimos tres años a la cabeza de la fusión, no abandonan su rol de empresarios a quienes la política no les es ajena. Son declarados partidarios de la idea de recaudar más impuestos para financiar una educación de mejor calidad, “incluso más de alguna vez nos llegó un “raspa cacho” por hacer ese comentario”, revela Enrique Cueto. En la aerolínea han vivido en carne propia los vacíos de la educación pública en Chile. “A veces traíamos a alguien de Argentina que salía de cuarto medio y también tenía estudios de mantenimiento y hacía una prueba en la Dirección General de Aeronáutica Civil y obtenía 99 puntos de 100. Sacábamos un alumno chileno, teníamos que prepararlo y en la misma prueba obtenía 60 puntos”, cuenta Enrique Cueto.

No obstante, tienen reparos a la reforma tributaria y a la reforma laboral. “La reforma tributaria está mal hecha y la educacional, aún no la tenemos, pero no sacamos nada con decir: “Hicimos una reforma”. Lo importante es hacer una buena reforma. Ningún efecto es catastrófico, pero si no rectificamos, el país va a crecer uno o dos puntos menos”, agrega. “El otro día estuvimos en Colombia, y hemos estado en Perú, y todo el mundo nos dice: “Chile lo hizo tan bien”. Teníamos cosas que mejorar y siempre fuimos partidarios de los cambios, pero todo el mundo quiere ser como Chile y Chile no quiere ser como Chile”, lamenta Enrique Cueto.

-Esta semana el Congreso ha estado en plena discusión de la reforma laboral y ustedes están en una industria especializada, ¿cómo les afecta el no reemplazo en huelga?

Enrique Cueto: “Si es que no habrá reemplazo en huelga casi prefiero que me digan que soy servicio público y tengo la obligación de mantener el servicio. En España tienen la obligación de mantener el 75% del servicio funcionando. Si nos dicen que obligatoriamente las empresas van a tener una parte que no podrá paralizar, porque no se puede dejar de conectar al país, sería mejor la nueva ley que la actual, pero creo sinceramente que vamos a una ley que llevó a Europa al desastre”.

Ignacio Cueto: “Abogamos fuerte por la flexibilidad laboral. En Chile se trabaja bastante, dos mil horas al año, en Estados Unidos casi un 20% menos, y en Europa casi 1.500 horas. Pero producimos casi un tercio que el resto. Entonces hay un tema de productividad que tiene que ver con la flexibilidad”.

“En LAN tenemos casi un 90% de sindicalización, y muchos sindicatos tienen un poder muy importante, porque no son reemplazables: pilotos, tripulantes, mecánicos. Creemos en los sindicatos fuertes, negociamos con los sindicatos fuertes no solo acá, sino en distintos países. Y valoramos que haya una directiva sindical potente, porque es una buena instancia de conversación y una buena paridad. Pero entendemos que tiene que haber cierta equidad. El reemplazo en huelga, dentro de la misma empresa, es lo mínimo”.

Financiamiento a la política: “Si hay un método legal, bienvenido”

-En junio, algunos accionistas minoritarios presentaron una querella en contra de ejecutivos y directores de nueve empresas, incluida LAN, por los aportes de las empresas a la política. ¿Cuál es su visión sobre el tema? ¿Y cómo evalúan que se haya mezclado de tan mala forma el mundo empresarial con la política?

Enrique Cueto: “El sistema americano, que de alguna manera tienen razón, pena cualquier relación monetaria directa o indirecta que se tenga con un oficial del gobierno, cualquier persona que trabaja para el gobierno”.

“Por otro lado, para una campaña política, si yo le pasé plata a un candidato o creo que es bueno para la democracia que haya buenos candidatos no es porque me vayan a hacer un favor. No entiendo que crean que cada vez que alguien le pasa plata a otro es porque está esperando un favor. Puede haber algunos casos, pero se generaliza”.

-¿Pero creen que las empresas deben financiar a la política?

Enrique Cueto: “Si el Estado no financia, ¿cómo lo hace una persona? Financiar a buenos políticos también es ayudar a un país. Hay buena gente de todos los partidos. Si hay un método legal para hacerlo, bienvenido. Sobre la acusación (la querella sobre los representantes de nueve empresas) también me podrían acusar de que hice una donación a la Iglesia, o que auspiciamos la Copa América (…) No tiene sentido, porque es algo absolutamente legal, que la Superintendencia y el país regularon”.

Ignacio Cueto: “En este tema de la acusación, pareciera que la Ley de Sociedades Anónimas y el Servicio Electoral tienen ciertas contradicciones. Uno no puede revelar a quién le donó y por otro lado, la Ley de Sociedades Anónimas te obliga a explicar en junta a quién donaste. Hay un contrasentido. No ha habido una intención de las empresas que donaron apegándose a la ley de faltar ni de ser poco transparentes. Entiendo que la Fiscalía va a tener en cuenta que en este momento la única ley para hacer donaciones es esta. No creemos que estemos en ninguna falta”.

-¿Se sienten salpicados por el clima antiempresarial, considerando que hay firmas que han hecho irregularidades?

Ignacio Cueto: “Definitivamente ha golpeado mucho a los empresarios y a los políticos. Todo el mundo se ve muy salpicado. Pero también hay algo de ridículo, porque las tremendas campañas que veíamos, ¿de dónde salía la plata?”

“Sabemos que ha habido excesos y hay que abordarlos y hacerse responsables. Los empresarios que están sometidos a procesos por $5 millones o $20 millones me parece que el SII debe aclararlo, pero pongámoslo en contexto. Son delitos tributarios y hay que ponerlos como tal. Al final está todo el mundo pintado (marcado). Y se genera un clima de desconfianza que tiene, entre otras cosas, a la Presidenta con una baja de popularidad. La Presidenta es una persona honesta”.

-¿Es complicado que la Presidenta Bachelet tenga baja aprobación? El ex Presidente Piñera tuvo números similares en su momento, Dilma Rousseff tiene cerca de 7% de aprobación en Brasil.

Ignacio Cueto: “Y Humala tiene 10%… Uno puede tener diferencias en algunas cosas, pero los presidentes de este país son todos muy sensatos y si los manchamos empezamos a manchar a la República. Y a pesar de que ha habido errores, reconozco el giro que dio la Presidenta Bachelet al incorporar a los ministros Burgos y Valdés, que han sido un aporte al gabinete”.

LAN y TAM: “La integración no fue inocua”

Si bien en el primer trimestre la empresa tuvo pérdidas “principalmente no operativas” por US$ 39 millones, que contrastan positivamente con las pérdidas por US$ 329,8 millones del primer trimestre de 2013, los resultados aún se mueven en terreno negativo. “Los avances y cambios los hemos desarrollado en un período de baja rentabilidad, consecuencia de que después de la integración, el 48% de nuestros ingresos está en Brasil. Y, cuando iniciamos el proceso de integración teníamos un Brasil que crecía al 5,5% y hoy tenemos uno que cae casi 2%. Hay una situación bastante compleja. Y no solo Brasil, sin duda la región en general ha estado alicaída”, indican.

-¿Esto explicaría por qué bajó la acción desde la fusión? ¿Hay perspectivas de que suba?

Ignacio Cueto: “Efectivamente lo que está pasando en Brasil ha afectado directamente a los resultados. En la medida que las economías y principalmente Brasil recuperen su senda de crecimiento, mostraremos mejores números”.

Enrique Cueto: “No estamos contentos con los resultados. ¿Vamos a mejorarlos aún si las economías no mejoran? Sí. ¿Vamos a tener los resultados o los márgenes que tenía LAN por sí sola algunos años atrás? Si tenemos una región tan enferma como la que tenemos, con devaluaciones muy importantes, y caídas especialmente en Brasil, de actividad y de tráfico de negocios, eso va a demorar. Si uno quiere grandes resultados vamos a tener que esperar dos o tres años”.

-Para los accionistas de LAN los problemas económicos de la región pueden ser buenas explicaciones o excusas. ¿No han pensado en mecanismos de recompra de acciones, dado que algunos accionistas podrían querer vender?

Ignacio Cueto: “Hay varios tipos de inversionistas y estos están mirando muy de cerca lo que hace la compañía y la salud de la compañía. Si hay un escenario enfermo y la empresa está relativamente sana, es distinto que si está enferma: con costos altos, mal servicio y problemas de caja. Tenemos una compañía sana. El inversionista te acompaña en la medida que tengas una empresa que tenga una lógica, una estrategia clara, definida y que haga sentido. Y, creo que Latam tiene mucho sentido y va a ser una compañía que se va a ir robusteciendo cada vez más en la región, será una compañía world class . Hay accionistas más de corto plazo, que buscan una oportunidad, que entran y salen, pero las instituciones y las grandes compañías nos siguen acompañando”.

-¿No han evaluado la recompra de acciones para ellos?

Enrique Cueto: “Primero, en Chile el mecanismo de recompra es un tema súper complejo. Segundo, si alguien no quiere estar, vende en la bolsa. Las inversiones en la región van a ser oportunidades más en el mediano plazo y Latam va a salir como la compañía más fortalecida: queremos ser una de las mejores aerolíneas del mundo y eso pasará en el mediano plazo, en dos a tres años”.

“Hoy el problema de Latam es la economía de la región. No es la compañía, la fusión, el costo de organización, ni ineficiencia de ningún tipo”.

Ignacio Cueto: “Ha ayudado mucho que no tengamos excesos, que tengamos una estructura de costos baja, que tengamos mucha eficiencia. Por otro lado, también venimos de un proceso en que la integración no fue inocua, efectivamente los procesos de integración tienen grandes contingencia que uno no logra ver y son difíciles de resolver”.

-¿No se dieron cuenta de las contingencias de la fusión porque no estaban bien asesorados? Se habló mucho de que el due dilingence -la revisión contable de TAM- no estuvo bien hecho.

Ignacio Cueto: “No considero que haya sido un mal due diligence . Lo cierto es que los due diligence en general no tienen toda la información que nos gustaría haber tenido. Son temas que ya pasaron y más bien para la historia o la experiencia. Ya pagamos por ese punto, para bien o para mal. Hoy tenemos una compañía que está en una situación coyuntural y sigue construyendo futuro con mucha pasión. Para traer US$ 12.500 millones en aviones es porque estamos convencidos de lo que estamos haciendo”.

Enrique Cueto: “Me gustaría darles a mis accionistas un mucho mejor precio de la acción y dividendos. Pero queremos dar la tranquilidad de que estamos construyendo un grupo global en el largo plazo. No hemos dejado de invertir, de atacar, como dicen los equipos de fútbol”.

“No entiendo que crean que cada vez que alguien le pasa plata a otro es porque está esperando un favor”.

Enrique Cueto CEO de Latam

“A pesar de que ha habido errores, reconozco el giro que dio la Presidenta Bachelet al incorporar a los ministros Burgos y Valdés, que han sido un aporte al gabinete”.

Ignacio Cueto CEO de LAN

“Si uno quiere estar dentro de las mejores aerolíneas del mundo, no puede estar pensando en el cubierto de plástico”

En agosto, Latam presentará una nueva imagen corporativa, que implica un nuevo logo, nuevos uniformes para los tripulantes de cabina y otros cambios para unir la identidad de LAN y TAM.

¿Por qué decidieron unir las marcas?

“Primero, si es que se mantenía LAN y TAM, tendríamos que haber invertido en el mundo en dos marcas. Segundo, los pasajeros tendrían que entender que las dos marcas dan el mismo servicio. Tres, la cultura interna habría seguido siendo “yo soy TAM” o “yo soy LAN””, responde Enrique Cueto.

Explica que el cambio marcario no se podía hacer en cuanto ambas aerolíneas se fusionaron, porque se necesitaba un tiempo de conocimiento mutuo y un período para igualar los servicios, las páginas web, los uniformes; en fin, todos los componentes claves de la empresa.

El cliente no pagará costos por esta unificación, aseguran. “El cliente no se va a ver perjudicado en nada; al contrario, se va a ver favorecido. No es que ahora todos los cubiertos serán de plástico en lugar de los metálicos; vamos a tratar de nivelar para arriba”, adelanta Ignacio Cueto. “Si uno quiere estar dentro de las mejores aerolíneas del mundo, no puede estar pensando en el cubierto de plástico”, grafica Enrique Cueto.
Reducción de frecuencias dentro de Brasil: “No nos estamos retirando de ninguna ruta”

La economía de Brasil no logra despegar y el tráfico aéreo sigue desacelerado. Tanto así, que TAM anunció el martes pasado que reducirá las operaciones domésticas entre 8% y 10% en ese país. Actualmente la aerolínea cuenta con 46 destinos dentro de Brasil, que cubre diariamente con 700 vuelos domésticos.

Los clientes brasileños pueden estar tranquilos, aseguran Enrique e Ignacio Cueto. “No nos estamos retirando de ninguna ruta, la aerolínea seguirá despegando y aterrizando en estos mismos 46 destinos, pero con algunos ajustes de frecuencia”, sostiene Enrique Cueto.

El plan apunta a reducir la cantidad de vuelos en aquellas rutas donde tienen dos o tres frecuencias diarias y sacarán especialmente las nocturnas, que son más caras de operar, explican…

Compartir noticia por email:
Fuente: http://www.economiaynegocios.cl/noticias/noticias.asp?id=166714

Síguenos en Twitter: @aerolatinnews