jQuery
Salón Vip

Hacia la Asamblea de IATA Cancún, columna de Rosario Avilés

Mayo 30, 2017

Desde el domingo 4 y hasta el martes 6 de junio se realizará en Cancún, México, la 73ª Asamblea Anual de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), organismo que agrupa a 268 líneas aéreas comerciales de 117 países. En esta ocasión se darán cita los CEO’s de las aerolíneas comerciales tradicionales más importantes del mundo y, sin duda, será un momento para reflexionar sobre los grandes retos que tiene la aviación en un futuro cercano.

La agenda del evento incluye una revisión de oportunidades y amenazas que enfrenta América Latina, pero también se centrará en los dilemas que el nuevo proteccionismo derivado de las situaciones específicas de Estados Unidos y Gran Bretaña, están planteando a una industria que es la más global de todas y que es de las más importantes facilitadoras del fenómeno.

Al mismo tiempo, se tratarán temas de la agenda estratégica de la organización, como las cifras del último año, tecnología, seguridad operacional y en tierra, medio ambiente e incluso habrá un tema relativo a la trata de personas, un problema creciente en el mundo.

Sin embargo, hay otros temas en el sector que están en la palestra y ocupan un espacio en las preocupaciones de las aerolíneas. Uno de ellos es el asunto de los dispositivos electrónicos a bordo, un problema que puede amenazar los viajes de negocios en primer lugar, pero el resto de los segmentos también.

Hasta ahora nadie sabe cómo se puede solucionar este problema pues, derivado de labores de inteligencia, parece muy real la amenaza de utilizar estos dispositivos para fines terroristas. La industria no puede soslayar este llamado de atención, en particular después de los sucesos de Manchester, pero esto implica otros retos como decidir si los dispositivos irían en el compartimento de equipajes (lo que también es un riesgo, tal vez incluso mayor) o de plano prohibir su transporte, lo que golpearía directamente el corazón de los viajeros.

Otro tema es el que se refiere a las nuevas aerolíneas de bajo costo y de largo alcance. Hasta ahora el fenómeno low cost ha sido preferentemente un tema local o a lo mucho territorial, pero los anuncios recientes por parte de Level (del Grupo IAG, propietario de British e Iberia, entre otras); la canadiense WestJet y Norwegian para iniciar vuelos transcontinentales de este segmento –ahora denominado Ultra Low Cost (ULC)-, hacen ver que el fenómeno que era poco relevante ahora va con todo.

Mucho se ha comentado de cómo el modelo low cost ha determinado cambios muy drásticos en la aviación tradicional, donde el overbooking, el cobro de las maletas y la venta de comida a bordo, son muestra de cuánto han cambiado las aerolíneas, pero estamos entrando de lleno a nuevos tiempos que sin duda nos deparan transformaciones más grandes para los viajeros.

Hay otros asuntos en el tintero, como la irrupción del nuevo C919, el primer avión chino-ruso que competirá frontalmente con las armadoras europeas, tema que dará mucho de qué hablar. A ello se aúnan las recomendaciones derivadas del asunto Germanwings en cuanto a la vigilancia y acompañamiento de tripulaciones en situaciones de depresión o exceso de fatiga y otros problemas relacionados.

Como se ve, la agenda del sector está muy nutrida y mientras eso sucede, la Asamblea de IATA encuentra a una aviación mexicana con grandes retos pero con grandes avances. Las cifras de la Cámara Nacional de Aerotransporte (Canaero) muestran crecimiento récord en pasajeros, vuelos, rutas y aviones, así como una aportación del sector al PIB de 2.9 por ciento. Esto sí es buena noticia, ahora necesitamos más infraestructura.

Compartir noticia por email:
Fuente: Rosario Avilés para AeroLatinNews

Síguenos en Twitter: @aerolatinnews