Ahora leyendo:
Aterriza por primera vez en la Antártida un Boeing 737 Max
Toda la noticia 3 minutes read

Aterriza por primera vez en la Antártida un Boeing 737 Max

Un Boeing 737 MAX 8 la compañía aérea Smartwings aterrizó en el aeródromo de Troll, en el extremo norte de la Antártida, este 26 de enero de 2022, lo que lo convierte en el primer avión de su tipo en llegar al lugar.

El vuelo fue fletado por Aircontact para transportar a los miembros del Instituto Polar Noruego a su base. La estación de investigación Troll está situada a 235 kilómetros de la costa, en la Tierra de la Reina Maud, en la Antártida. Dirigida por el Instituto Polar Noruego, la estación se dedica a la vigilancia medioambiental y climática, a la investigación científica y a la cartografía. La pista está construida sobre un glaciar a 1232 metros de altura.

El vuelo más allá del Círculo Polar Ártico se desarrolló sin problemas. El Boeing 737 MAX de Smartwings (matrícula OK-SWB) despegó de Oslo (Noruega) con destino a Ciudad del Cabo (Sudáfrica) con escala en Yamena (Chad)). Desde Ciudad del Cabo, el avión continuó hacia la Antártida. El vuelo duró 6 horas y el avión permaneció en la Antártida durante 2 horas, antes de partir de nuevo hacia Oslo vía Ciudad del Cabo.

La tripulación del avión Smartwings recibió durante el vuelo continuos informes meteorológicos y actualizaciones sobre la operatividad del aeropuerto a través del enlace de datos y de la comunicación telefónica por satélite. La pista, de 3.000 metros de longitud y cubierta de hielo, se utiliza para el aterrizaje y el despegue. Se midió y analizó el grosor del hielo para retener la operación. La superficie se preparó específicamente y el Instituto Polar Noruego midió la acción de frenado antes de la operación para permitir el despegue y el aterrizaje de acuerdo con los reglamentos y las normas de los fabricantes de aviones, manteniendo todos los márgenes de seguridad.

El aterrizaje en un glaciar requirió una tripulación especialmente entrenada, formada por tres experimentados capitanes: Tomáš Nevole, Jan Šťastný y Lubomír Malík. «Es necesario prepararse a fondo para un vuelo así. Los preparativos duraron muchos meses, y el vuelo y el aterrizaje se desarrollaron sin problemas», afirma el capitán y director de vuelos de Smartwings, Tomáš Nevole.

Los capitanes tuvieron que recibir una formación especial para familiarizarse con la zona y la pista de aterrizaje. Todos los miembros de la tripulación recibieron formación sobre supervivencia en el Ártico. La aeronave estaba equipada con kits de supervivencia polar que incluían ropa polar para la tripulación y, además, se llevaron a bordo algunas piezas de repuesto críticas…

Compartir noticia:
Input your search keywords and press Enter.