Ahora leyendo:
Equipaje cool: la tecnología y la personalización se suben al avión
Toda la noticia 3 minutes read

Equipaje cool: la tecnología y la personalización se suben al avión

Más tecnología y personalización, menos tamaño. Estas son las premisas en el negocio del equipaje que vive un momento de fuerte expansión de la mano del abaratamiento de los viajes gracias a las aerolíneas low cost, pero que a la vez enfrenta la presión de las mismas compañías áreas por ganar espacio en las cabinas a fuerza de achicar las valijas.

En la industria reconocen que desde la aparición en la década del 70 de las primeras valijas con rueditas su negocio no enfrentaba cambios tan relevantes, que pasan no sólo por una cuestión tecnológica sino también por un tema estético.

Verónica Kolodesky estaba en el aeropuerto esperando a su hijo que volvía de Nueva Zelanda cuando, viendo las valijas uniformes pasar, se le ocurrió la idea de crear un producto que personalizara el equipaje para que lo pudiera identificar más fácil y además lo protegiera. Así fue como a fines de 2015 decidió fundar Vestir tu maleta, una empresa que fabrica fundas de equipaje hechas de poliestireno y elastano, que tiene un sistema de cerramiento que se traba con un precinto, y que a la actualidad ya lleva recaudado un millón y medio de pesos en ventas.

La marca diseña ilustraciones propias, de figuras geométricas, imágenes de naturaleza, e imágenes de viajes, y se expandió a diseños de autor, que incluyen los dibujos del historietista Liniers, las obras de la artista plática Karina el Azem e ilustraciones creadas por Fernanda Cohen en línea con el blog Chicas en New York. Una funda chica para el carry-on cuesta entre $790 y $890, mientras que para las valijas más grandes puede trepar a 1300 pesos. Además, Vestir tu maleta vende accesorios de viaje de diseño, como mantas, antifaces, cuellos y necessaries.

Si bien, la empresa no tiene locales físicos y la mayoría de sus ventas son online o en puntos de ventas no oficiales como el hotel Faena y la sastrería Luigi De Carlo, el 58% de sus ventas son clientes corporativos, en una lista que incluye al Banco Hipotecario, la telefónica Claro, el laboratorio Pierre Fabre y la señal de TV Nickelodeon.

Otra compañía que sigue lo mismos pasos de crear fundas para maletas es Cubritas, que comenzó a operar en enero de este año. «Hace dos meses tenemos un local en Buquebus con el fin de acercar el producto a los clientes ya que la gente no lo conoce mucho todavía. Las fundas nacieron como reemplazo de los plásticos que ofrecen en los aeropuertos para proteger las valijas. Nuestra propuesta es una alternativa más ecológica y sustentable ya que las fundas se pueden usar hasta siete veces y terminan siendo más económica», explica Pablo Obermuller, socio gerente de la marca.

El precio promedio del tamaño más chico es de $ 579 e incluye un servicio de seguro por un año en caso de pérdida del equipaje. La empresa, que también comercializa diseños para chicos, tiene ventas mensuales promedio de $ 500.000 y estima que en 2017 superarán el $ 1 millón. Además, ya llevan vendidas más de 6000 fundas y entre sus clientes corporativos, a los cuales les fabrican el cobertor personalizado con su logo, tienen al banco ICBC, la empresa de cosméticos Revlon y la compañía de seguros San Cristóbal…

Compartir noticia:
Input your search keywords and press Enter.