Ahora leyendo:
Argentina: El embajador de Alemania, “preocupado” por el cepo a las aerolíneas
Toda la noticia 3 minutes read

Argentina: El embajador de Alemania, “preocupado” por el cepo a las aerolíneas

El embajador de Alemania, Ulrich Sante, twitteó estar “preocupado por el creciente aislamiento de Argentina mientras otros mercados se abren”. Fue el lunes, tras haber mantenido una reunión con María José Taveira, representante local de la Asociación Internacional de Líneas Aéreas (IATA).

“Preocupado x el creciente aislamiento de Argentina, mientras otros mercados se abren y recuperan rápidamente hablé hoy con María José Taveira, representante regional IATA, para saber cómo se evalúa la conectividad de Argentina desde afuera. ¡No se perderá mi optimismo!”, publicó Sante en su cuenta de Twitter.

No es la primera vez que los países de la Unión Europea salen a cuestionar el cierre de los vuelos internacionales de la Argentina. En mayo, cuando ante la segunda ola de la pandemia el Gobierno dispuso una primera tanda de restricciones a los vuelos internacionales que podían llegar al aeropuerto de Ezeiza, la totalidad de los embajadores de la UE solicitaron una reunión con la titular de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), Paola Tamburelli.

La excusa de aquel pedido de reunión era que querían “interiorizarse” sobre los mecanismos que adoptaría el Gobierno argentino para autorizar los vuelos que solicitaban las líneas aéreas del Viejo Mundo. Efectivamente, había un tema concreto: las autorizaciones de la ANAC se producían con pocos días de anticipación, a veces incluso sobre la fecha, de los vuelos solicitados. Pero más allá de ese reclamo técnico, fue una demostración de apoyo de los países europeos a los reclamos de la IATA de una mayor apertura para los vuelos internacionales.

Aquella movida de la diplomacia europea tuvo lugar durante el otoño, período durante el cual el Gobierno dispuso un tope diario de 2.000 pasajeros que podía llegar a Ezeiza desde el exterior. No hubo una reacción inmediata cuando el tope fue bruscamente reducido, el 26 de junio, a apenas 600 pasajeros por día, medida que generó hasta el momento un amontonamiento de pasajeros argentinos varados en el exterior.

Hace una semana, desde la IATA habían calculado (en base al punteo de cada aerolínea) que ya eran 14.000 los argentinos que no podían regresar al país en la fecha para la cual habían comprado su ticket. Esa cifra, hoy, estaría desactualizada: con cada día sumando nuevos varados, la cifra hoy rondaría los 20.000, según fuentes de las líneas aéreas.

El reclamo del embajador alemán, el primero desde que están vigentes las nuevas restricciones, tuvo lugar este lunes, primer día hábil posterior a la decisión administrativa del Poder Ejecutivo que confirmó las restricciones a los vuelos: la nueva DA 683 establece una apertura gradual de 600 a 740 pasajeros por día y que el techo seguirá siendo bajo: para comienzos de agosto, será de 1.000 pasajeros por día.

“Si ya presionaron cuando el tope era de 2.000 personas, es lógico que ahora vuelvan a reclamar a raíz de un esquema que no se aplica en ningún otro país”, dijeron fuentes de las líneas aéreas…

Compartir noticia:
Input your search keywords and press Enter.