Ahora leyendo:
¿Qué va a pasar con el aeropuerto "viejo" del DF?
Toda la noticia 3 minutes read

¿Qué va a pasar con el aeropuerto "viejo" del DF?

Las 740 hectáreas del aeropuerto no son el Ground Zero de las Torres Gemelas de Nueva York, pero ameritan un concurso de talentos para encontrar el mejor uso posible.

Son 740 hectáreas. Tienen un valor inmobiliario enorme, sólo comparable, quizá, a su valor simbólico y estratégico. Puede convertirse en un enorme jardín y ayudar a reconvertir una zona urbana donde vive más de un millón de personas, si se sigue al pie de la letra lo dispuesto en el hermoso proyecto para el nuevo aeropuerto, presentado por Norman Foster y Fernando Romero.

Puede ser muchas cosas más, porque no se ha definido el destino de este inmueble. Lo más probable es que no sea un jardín, mejor dicho, que las áreas verdes sean un elemento más dentro de un proyecto más complejo. "El gobierno federal buscará que en los terrenos que ocupa el actual aeropuerto se detone actividad económica en beneficio de los pobladores de la zona, que se construyan espacios urbanos públicos y servicio".

En un enunciado tan genérico como el anterior cabe casi cualquier cosa: industria no contaminante, vivienda, locales comerciales, centro cultural o parque de diversiones. Se sobreentiende que la solución tendrá una gran calidad, pero más vale no darlo por sobreentendido. Nadie se imaginaba que el monumento de conmemoración al bicentenario terminaría pareciendo una galleta incomible, incrustada en el asfalto. Hay formas de detonar la actividad económica que afean una zona… ¿quién dará el primer paso para definir?

El Gobierno del Distrito Federal tiene una enorme oportunidad aquí, entre otras cosas porque tiene un claro sentido de urgencia. A ninguno de los actores involucrados le importa tanto como al GDF el destino de los terrenos. Los funcionarios del gobierno federal estarán infinitamente más preocupados por resolver los detalles del nuevo aeropuerto y con razón. Hay una infinidad de cosas por resolver, además ¿quién se preocupa por lo que ocurrirá con la casa que desocupa?

Las 740 hectáreas del aeropuerto no son el Ground Zero de las Torres Gemelas de Nueva York, pero ameritan un concurso de talentos para encontrar el mejor uso posible. Lo que pase con los terrenos del viejo aeropuerto emitirá un mensaje complementario al del nuevo aeropuerto. Sería incongruente tirar la casa por la ventana para construir uno de los tres mayores aeropuertos del mundo y tener a menos de diez kilómetros una zona mal resuelta. Sería incongruente, pero no imposible. México está lleno de incongruencias…

Compartir noticia:
Input your search keywords and press Enter.