Ahora leyendo:
Colombia: Ministra descarta tercera pista en El Dorado
Toda la noticia 3 minutes read

Colombia: Ministra descarta tercera pista en El Dorado

La pandemia aterrizó los ambiciosos planes que tenían el Gobierno y el sector privado para ampliar el principal aeropuerto del país, El Dorado de Bogotá.

Hasta hace unos años se discutió mucho sobre la urgente necesidad de ampliar esta terminal aérea, cuyo tráfico crecía como la espuma y estaba a punto de desbordarse.

Con la caída estrepitosa que trajo la pandemia en materia de movilización de pasajeros, los ambiciosos planes y millonarias apuestas quedaron en stand by.

Aun así, el Gobierno parece tener definida una hoja de ruta para los próximos años, teniendo en cuenta que en el mediano plazo –en la medida que la vacuna sea efectiva y se recupere la economía– volverán los viajeros a los aeropuertos del país y del mundo.

En entrevista con Dinero, la ministra de Transporte, Ángela María Orozco, trazó y describió lo que será el futuro del aeropuerto capitalino y el camino de reactivación de todo el sector en 2021.

La primera noticia es que Cenit, empresa subsidiaria de Ecopetrol dedicada al transporte de crudo y combustibles, será la encargada de ejecutar el traslado de los gigantescos tanques de combustible del aeropuerto.

Este espacio liberado en el costado sur de la terminal permitirá la construcción de nuevos puntos de abordaje en el corto plazo.

La ministra también confirmó que los estudios contratados por este Gobierno con el consorcio colombo francés DSNASVCES-PMO-001-2019, indican que no es recomendable construir una tercera pista en el aeropuerto actual, tal y como proponía el propio concesionario actual, Opaín, y hasta el exvicepresidente de la república Germán Vargas Lleras en algunas columnas de opinión.

“No tiene sentido hacer una tercera pista porque no optimizaría, no permitiría muchos más vuelos; tiene lógica en un mediano plazo hacer el segundo aeropuerto, esa es la conclusión de los expertos”, asegura la jefa de la cartera.

Odinsa, propietaria del concesionario Opaín, había propuesto en su iniciativa privada, presentada antes de la pandemia, un plan de varias fases que incluía optimizar la actual infraestructura, construir una tercera pista, luego un nuevo edificio para aumentar la capacidad de la terminal actual y en una cuarta fase un nuevo aeropuerto.

La propuesta preveía una inversión de 9,3 billones de pesos solo en obras y de 21,6 billones en la operación de los 30 años de concesión.

Sin embargo, la tormenta sanitaria desatada con la covid-19 cambió esta ambiciosa y millonaria idea.Los proponentes de las iniciativas privadas le pidieron a la ANI la suspensión de los términos porque, como lo ha dicho la ministra, “nadie sabe cuánto tiempo va a tomar la reactivación del sector aéreo”…

Compartir noticia:
Input your search keywords and press Enter.