Ahora leyendo:
IATA ratificó que la certificación para el retorno del 737-MAX a los cielos debe ser global
Toda la noticia 3 minutes read

IATA ratificó que la certificación para el retorno del 737-MAX a los cielos debe ser global

El vicepresidente de Seguridad y Operaciones Aéreas de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), Gilberto López Meyer ratificó hoy la decisión de la entidad que nuclea a las aerolíneas en todo el mundo, respecto a que la certificación para que el avión Boeing 737-Max vuelva a volar, debe ser «no solamente del regulador estadounidense, la FAA (Administración Federal de Aviación), sino de todos los organismos reguladores mundiales donde vuela esta aeronave».

El Boeing 737-Max, de los cuales Aerolíneas Argentinas posee 5 aviones, dejó de operar en todo el mundo desde el mes de marzo, después de los accidentes en Indonesia y Etiopía en donde perdieron la vida 346 personas y esta situación derivó en grandes pérdidas para las compañías aéreas, sobre todo con aquellas que contaban en sus flotas con muchas de estas unidades.

Boeing preveía que la FAA levantara el veto a mediados de diciembre y completara su revisión de los requisitos para la capacitación de los pilotos hasta enero, pero esto no ocurrió y ahora el plazo parece haberse estirado hasta marzo, cuando las norteamericanas SouthWest y United tienen previstos sus primeros vuelos con este equipo.

La crisis provocada por el parate obligado de los 737-Max, fue una de las causas de los problemas en la noruega Norwegian, que derivaron en la venta de su filial argentina a JetSmart y, además, pérdidas de al menos 100 millones de euros anuales para Ryanair, por ejemplo, o una caída del 20,4 por ciento en el número de viajeros en rutas internacionales de Aeroméxico, con una recaudación de 290 millones de dólares menos en términos absolutos, y pérdidas de 1.000 millones de dólares para American Airlines y Southwest, entre ambas.

En Aerolíneas Argentinas, en particular, se vio obligada a reprogramar sus servicios, sobre todo los que prestaba a Punta Cana, destino al cual llegaba sin necesidad de realizar una escala para la recarga de combustible, además de frenar la renovación de la flota de aviones Embraer de Austral.

«IATA celebró dos cumbres 737 MAX para facilitar discusiones con los operadores alrededor del retorno al servicio y temas relacionados como las diferencias entre el 737 MAX actual y el que tendremos en el futuro tras la certificación correspondiente», indicó López Meyer…

Compartir noticia:
Input your search keywords and press Enter.