Ahora leyendo:
Atrápalo apuesta por fuerte crecimiento en Chile por alta penetración de internet
Toda la noticia 3 minutes read

Atrápalo apuesta por fuerte crecimiento en Chile por alta penetración de internet

En 1999, tres amigos se reunieron en un bar en Barcelona para dar vida al sitio web de viajes, restaurantes y ocio Atrápalo. Diez años después, este negocio cruzó el océano, se instaló en Chile; luego arribó a otros ocho países en Latinoamérica y el año pasado facturó cerca de US$ 350 millones (315 millones de euros) a nivel global.

Al alero del frenesí generado por internet a fines de los 90, los socios Ignacio Sala, Manuel Roca e Ignacio Giral, a quienes se sumaría más tarde Marek Fodor, hoy retirado de Atrápalo, idearon un portal especializado en ofertas ligadas al rubro de la entretención. La idea era vender, por ejemplo, las últimas entradas disponibles para ver un concierto o una obra de teatro.

Pero mientras estaban haciendo el plan de negocios de la empresa, estalló la burbuja de las puntocom y con ello muchas empresas de internet se vinieron al piso. “En esa época nos decían que lo mejor del proyecto era el equipo, porque parecíamos buenas personas”, recuerda sonriendo Ignacio Sala (abogado, 44 años), uno de los socios fundadores de Atrápalo, quien la semana pasada hizo una de sus visitas regulares a Chile.

Él y sus otros tres socios se sobrepusieron y echaron a andar Atrápalo con un capital de 360 mil euros (US$ 432 mil) -“100 veces menos que la competencia”, según Sala-, que consiguieron a través de familiares, amigos y de un fondo de inversionistas particulares.

La empresa funciona sobre la base de alianzas con proveedores de líneas aéreas, hoteles, restaurantes, entre otros, que ofrecen a través de la web de Atrápalo productos que pueden ser comprados o reservados en este portal. A su vez, Atrápalo obtiene un porcentaje de comisión de parte de los proveedores respecto del valor final del producto, que “va desde el 1% que puede pagar una aerolínea, 10% un espectáculo y hasta 15% un hotel”, señalan en la compañía.

La condición para ofrecer un producto es que sea una oferta, pero a un precio que tenga sentido en el negocio del proveedor, explica Sala: “Que no digan ‘por culpa de la promoción estamos perdiendo dinero’, porque ellos pierden y nosotros también”, recalca.

Diez años después de la puesta en marcha de Atrápalo, sus socios decidieron arribar a Latinoamérica, teniendo como primer destino Chile. En eso influyó un ex colaborador, quien llevó a la compañía la idea de llegar a nuestro país, cuenta el socio fundador.

En Latinoamérica han invertido 8 millones de euros (US$ 9,6 millones), de los cuales 30% (US$ 2,88 millones) corresponden a la operación en Chile…

Compartir noticia:
Input your search keywords and press Enter.