Ahora leyendo:
Los mayores grupos aéreos replantean sus estrategias para el día después
Toda la noticia 3 minutes read

Los mayores grupos aéreos replantean sus estrategias para el día después

Las mayores referencias del sector aéreo tienen claro que habrá un antes y un después del coronavirus para un negocio que estaba generando una burbuja de oferta. El grupo europeo de mayor volumen, Lufthansa, no solo trabaja para defenderse del derrumbe de la demanda, y de la crisis generalizada de liquidez, sino que ha trasladado a agentes del mercado que pondrá en revisión toda su estrategia a largo plazo. Entre sus rivales, IAG y Air France-KLM también piensan en nuevas políticas que las haga menos vulnerables.

La primera consecuencia de la crisis va a ser, según argumenta un alto directivo del sector, el enfoque hacia el rendimiento por asiento ofertado, muy por encima de ir a la guerra para ocupar nuevos mercados. “La misión es equilibrar la recuperación de cotizaciones hundidas con la estimulación de nueva demanda”.

Lufthansa ha dejado 700 de sus 763 aviones en tierra y opera al 5% de la capacidad programada. La empresa ha parado oficialmente hasta el 19 de abril, pero ya ha trasladado a distintos analistas que las suspensiones alcanzarán meses. En comunicaciones internas la alemana prepara a su plantilla para un escenario con aviones varados hasta septiembre.

En un evento privado del sector, organizado esta semana por Barclays, miembros de Lufthansa confirmaron que el holding que agrupa a Lufthansa, Austrian Airlines, Eurowings o Brussels Airlines, está repensando el futuro de sus marcas. No se descartan reducciones de flota y una adaptación de la plantilla al contexto que salga de la crisis. La primera opción al alcance es anticipar la retirada de los aviones más antiguos (A340 y B747-4010) y repensar qué hacer con los grandes A380. Estos últimos han sido los más vulnerables ante el golpe de la demanda.

Todo el sector ha coincidido en las últimas semanas en la petición de medidas que aporten liquidez sin que, de facto, impliquen la intervención del capital. Norwegian está entre las primeras en gozar de apoyo, en forma de garantías públicas para levantar financiación. La noruega ha sido capaz de mantener cierto nivel de operaciones del corto y medio radio, mientras se ha visto obligada a renunciar a los vuelos de larga distancia.

Para Norwegian esta crisis ha sido una enseñanza que previsiblemente hará que devuelva mayor protagonismo a su estrategia en el norte de Europa, mercado refugio para ella. La low cost tiene en la actualidad el 90% se su flota en tierra y una suspensión temporal de contratos que afecta a 7.300 trabajadores. Antes del Covid-19 ya reculaba en algunas rutas transoceánicas ante la dureza de competir en el long haul / low cost…

Compartir noticia:
Input your search keywords and press Enter.