Ahora leyendo:
Delta y BTG Pactual firman un acuerdo de combustible sostenible
Toda la noticia 5 minutes read

Delta y BTG Pactual firman un acuerdo de combustible sostenible

Delta Air Lines, la primera aerolínea neutra en carbono a nivel mundial, y BTG Pactual, el mayor banco de inversión de América Latina, anunciaron un acuerdo de combustible de aviación sostenible (SAF), que es el primero de Delta en la región de América Latina. El acuerdo para utilizar SAF representará una reducción de las emisiones del ciclo de vida de aproximadamente 30 toneladas de CO2 de los viajes aéreos, en comparación con el uso del combustible convencional para aviones. Los viajes aéreos de BTG Pactual fueron responsables del 35% de las emisiones de la compañía en 2019 y del 15% en 2020. Este acuerdo de SAF refuerza el compromiso de ambas empresas de liderar y contribuir a un futuro más sostenible para la industria de los viajes.

La nueva colaboración representa una alineación conceptual dentro del segmento de viajes para abordar las emisiones de los vuelos realizados por los clientes corporativos. La iniciativa aporta una inversión muy necesaria al mercado de SAF, desarrollando la demanda y la oferta de este tipo de combustible con el objetivo de disminuir la dependencia de la industria de la aviación del combustible convencional para aviones. Delta está cumpliendo su compromiso de hacer que sus operaciones aéreas sean neutras en carbono a partir de marzo de 2020.

“Estamos agradecidos con BTG Pactual por ser nuestro primer socio en firmar un acuerdo de combustible de aviación sostenible en América Latina. Su equipo de viajes, junto con el equipo de ventas de Delta en Brasil, defendió este acuerdo como parte de su compromiso con un futuro más sostenible”, dijo Luciano Macagno, director general de Delta para América Latina, el Caribe y el sur de Florida. “Animamos a más empresas brasileñas y latinoamericanas a que se unan a nosotros en este viaje hacia un mundo en el que podamos viajar de forma sostenible, y en el que todo el mundo pueda hacer un poco más por el medio ambiente y la comunidad en la que vive y sirve”.

Para Rafaella Dortas, directora Ambiental, Social y de Gobierno (ESG por sus siglas en inglés) de BTG Pactual, la asociación con Delta para abordar las emisiones de los viajes internacionales es un paso más en la innovación en la forma de gestionar las emisiones de carbono, y las diversas iniciativas del banco se suman a una agenda positiva de sostenibilidad. “En 2019 y 2020, compensamos el 100% de las emisiones directas de carbono y las emisiones indirectas de los viajes aéreos, el transporte de los empleados y los residuos generados en nuestras operaciones. En 2020, se dio otro gran paso para compensar la huella de carbono de las 90 oficinas de los agentes autónomos de BTG”, dijo Rafaella.

“En resumen, BTG Pactual está ampliando constantemente las iniciativas de sostenibilidad en toda la cadena de valor, incluyendo a nuestros socios de Viajes Corporativos”, dijo Gabriela Oliveira, Directora Global de Viajes de BTG Pactual.

También el año pasado, BTG creó el área de Inversiones de Impacto, que incentiva la creación de productos y servicios que combinan el rendimiento financiero con un impacto social y ambiental positivo y pasó a formar parte del Índice de Sostenibilidad Corporativa (ISE B3), cuya cartera reúne a 39 empresas cotizadas en bolsa con el mejor desempeño en sostenibilidad. El Banco también forma parte del CDP Brasil – Índice de Resiliencia Climática (ICDPR-70), que mide el rendimiento de las acciones de las empresas con prácticas diferenciadas de gestión del clima, en línea con las tendencias globales y las recomendaciones de los acuerdos internacionales. El índice busca cuantificar el desempeño financiero de las organizaciones frente al cambio climático.

En 2021, el banco se unió a la Red de Bonos Sostenibles del Nasdaq (SBNS), una base de datos de la bolsa estadounidense que reúne información sobre las principales emisiones de bonos sostenibles de todo el mundo. El Banco registró su financiación de 500 millones de dólares en bonos verdes que se realizó en enero de este año y se convirtió en la primera institución financiera de América Latina en entrar en la base de datos.

Producido a partir del refinamiento de sustancias o residuos orgánicos, como el aceite de cocina usado y los residuos reciclables, el SAF es una palanca fundamental para reducir el ciclo de vida de las emisiones de carbono del transporte aéreo en comparación con el combustible convencional para aviones. En su forma pura, puede reducir las emisiones de carbono del ciclo de vida hasta un 80% en comparación con el combustible para aviones a base de petróleo. Actualmente, el SAF no se produce a una escala suficiente para satisfacer la demanda de los viajes aéreos y es de tres a cinco veces más caro, por término medio, que el combustible convencional.

Compartir noticia:
Fuente: Delta
Input your search keywords and press Enter.