Ahora leyendo:
Easyfly se recupera “a buen ritmo” y escucha ofertas para crecer
Toda la noticia 4 minutes read

Easyfly se recupera “a buen ritmo” y escucha ofertas para crecer

Volar en Colombia es casi una necesidad. Por ejemplo, para ir desde Bogotá a Villavicencio, una importante ciudad comercial del sureste del país −donde se unen la planicie de los llanos y la extensa cordillera de los Andes− se requiere de poco más de tres horas por carretera, mientras que en avión solo toma 30 minutos. Por eso, las conexiones entre ciudades en la nación sudamericana son tan importantes y han convertido al mercado aéreo doméstico en prácticamente una vía de salvación para las aerolíneas locales, mientras las restricciones impuestas por la pandemia del COVID-19 siguen limitando las operaciones internacionales.

Dentro de esta oportunidad, que deriva de la compleja topografía colombiana y de una pobre infraestructura vial, las líneas aéreas con un modelo de negocio de bajo costo se están llevando la ventaja. Easyfly es una de ellas. Desde que retomó sus operaciones hace un año, la aerolínea regional ha mantenido un crecimiento constante, está generando utilidades, tiene en marcha tres planes con los que prevé aumentar en 25% sus operaciones a finales de este año y, por si fuera poco, escucha ofertas de un par de aerolíneas interesadas en una eventual alianza o consolidación.

“Estamos creciendo a un muy buen ritmo”, celebra Alfonso Ávila, presidente de Easyfly en entrevista con AméricaEconomía. Para demostrarlo, apela a los números: las operaciones crecieron 84% en los primeros ocho meses de 2021 y los ingresos se duplicaron, pasando de 15.000 millones de pesos colombianos (US$ 3,8 millones) en enero a 30.000 millones (US$ 7,8 millones) en agosto.

Estos resultados demuestran que la compañía ha dejado atrás el tormentoso 2020, que le produjo pérdidas por 150.000 millones de pesos (US$ 40 millones) y lo obligó a iniciar una reorganización para reestructurar su deuda de 269.000 millones de pesos (US$ 70 millones). Para abaratar sus costos y achicar su estructura en un 25%, la aerolínea redujo la nómina de trabajadores en una proporción similar, entregó varias oficinas administrativas, canceló rutas y renegoció contratos con más de 400 proveedores.

“Todo el esfuerzo que tuvimos que hacer el año pasado valió la pena. La empresa regresó al punto de equilibrio, estamos generando utilidades y estamos cerca de llegar a unas condiciones similares a las que teníamos antes de la pandemia”, afirma el ejecutivo colombiano, quien fundó en 1992 AeroRepública, aerolínea que vendió en 2006 a Copa Airlines.

Pero la de Easyfly no es una recuperación casual ni tampoco debe sorprender en opinión de Carlos Ozores, vicepresidente de la consultora ICF y director de Aviación para las Américas. Por un lado, porque la crisis que impactó a la industria no tuvo su origen en lo económico, sino en las restricciones de la crisis sanitaria y aunque fueron estrictas en Colombia, ya se han levantado; y por otro lado, porque al ser un país con una topografía tan complicada, la aviación ha dejado de ser un lujo para convertirse en una forma de comunicarse. “Y este tráfico étnico (viajes por visita a familiares, que es el fuerte de Easyfly) es el que ha tenido un mayor repunte en Colombia”, señala el experto.

En todo caso, los resultados son favorables y le sirven para concentrarse en fortalecer su posición en un mercado en el que prácticamente no tiene competencia. Easyfly cubre rutas intermedias hacia ciudades que tienen una densidad poblacional baja con aviones de turbohélices Jetstream-41 y ATR-42 de menos de 50 asientos, y lo hace a través de un modelo de punta a punta sin escala. Un negocio poco rentable para compañías como Avianca, Latam y Viva Air que operan jets de más de 150 sillas.

¿Consolidación en puertas?
Alfonso Ávila dice estar muy concentrado en Colombia, pero no descarta algún tipo de alianza para su expansión. “Tenemos varios coqueteos, pero todavía no nos hemos decidido”, responde ante la pregunta de si están considerando algunas alianzas o consolidaciones con otras compañías. “Estamos mirando algunas [aerolíneas] internacionales también, pero no hemos tomado todavía ninguna decisión”, insiste sin dar mayores detalles por motivos de confidencialidad. Sin embargo, reconoce que en estos tiempos, una consolidación “es una estrategia que le conviene a las aerolíneas” y agrega que, de darse un acuerdo, sería en el mediano plazo…

Compartir noticia:
Input your search keywords and press Enter.