Ahora leyendo:
Implementando el concepto de AWB postal
Toda la noticia 11 minutes read

Implementando el concepto de AWB postal

¿Recuerda usted que el correo postal estuvo en el origen de la aviación comercial? Hace cien años, las rutas intercontinentales se abrían una tras otra y lo primero que los aviones llevaban a través de los océanos eran los envíos postales. Desde el principio los padres fundadores de nuestra industria decidieron que el correo y la carga eran dos productos distintos. Así, el correo postal, que en aquella época se componía principalmente de cartas, debía ser transportado bajo la documentación de la Unión Postal Universal, mientras que el “Airway Bill” fue creado para la carga durante la Convención de Varsovia en 1929. 

Ambos sistemas han sido utilizados intensamente por las compañías aéreas durante décadas. El antiguo documento postal AV7 ha sido sustituido por el CN38, pero su estructura sigue siendo la misma. Para la carga, se emiten millones de AWB cada año. Pero a partir de finales del siglo pasado, llegaron numerosos retos inesperados con la digitalización.

La diferencia entre un CN postal y una AWB es tan grande que los sistemas electrónicos no pueden gestionar adecuadamente ambas normas de forma única. Cada vez son más las compañías aéreas que se muestran reticentes a transportar el correo bajo CN, ya que no quieren destinar recursos a la gestión de un producto que no está reservado, que no está integrado en el sistema de carga y que sigue unos procesos específicos. La AWB es un contrato mientras que la CN es una simple orden de compra. Por lo tanto, las normas de responsabilidad y las condiciones de transporte difieren significativamente de un entorno a otro. Desde la adquisición hasta las operaciones y la liquidación de facturas, el correo puede ser difícil de manejar para una compañía aérea, un agente de carga o un agente de ventas general. 

 En la actualidad, tras casi un siglo de transporte de correo según las normas de la UPU, un número importante de especialistas del sector prevén el pronto fin de las normas de transporte postal. En algunas partes del mundo, ya ni siquiera se aplican. Pero los correos necesitan estas normas para la eficacia de sus procesos. El reciente auge del comercio electrónico ha brindado a la industria postal una oportunidad inesperada para equilibrar el largo pero seguro declive del correo postal estándar. Más del 60% de los artículos comprados en línea siguen siendo entregados por los operadores postales tradicionales, lo que les ofrece la oportunidad de beneficiarse de este mercado en crecimiento. Mientras tanto, el comercio electrónico aporta a la carga aérea un nuevo abanico de posibilidades. Es obvio que las industrias postales y de carga aérea necesitan, más que nunca, construir algunos puentes para su beneficio mutuo. 

Constituida en 2020, Leg-2.com ha sido creada con este propósito. “De hecho, es posible transportar correo como carga” – afirma Luc Larrieu-Sans, fundador de la compañía, quien agrega que “el mayor reto es convencer a las partes interesadas a que piensen de forma diferente. No vale la pena considerar una oposición entre una CN y una AWB, ya que estas dos normas pueden tener algunas complementariedades”. Leg-2.com propone algunos servicios de consultoría y formación a las compañías aéreas y a los operadores postales que deseen conocer mejor a sus socios comerciales.

Además de sus actividades de consultoría y capacitación, Leg-2.com también ofrece algunos servicios EDI, gracias a su asociación con Airmail Data, un proveedor de TI francés que comenzó su actividad en el sector de la carga aérea, proporcionando una plataforma de emisión de AWB fácil para los transportistas de tamaño pequeño y mediano (click aquí). Ambas trabajan juntas para satisfacer a los correos y a los transportistas, proporcionándoles las herramientas necesarias para mejorar su colaboración.

En efecto, existen algunas soluciones para alinear los procesos de correo y de carga y hacer que la posibilidad de transportar correo como carga se ajuste a las normas de la UPU. Una de estas soluciones se basa en el concepto de AWB postal, diseñado conjuntamente por la Unión Postal Universal, la International Post Corporation y IATA. La AWB postal no es un nuevo documento ni mensaje EDI. Es un número de AWB asociado a un mensaje postal, el denominador común que permite convertir los datos postales en mensajes de carga. El concepto de AWB postal es el eslabón que faltaba entre el correo y la carga.

Un CN postal puede traducirse electrónicamente en un mensaje CARDIT. Casi todos los correos del mundo saben enviar un CARDIT, lo que permite a los transportistas recibir toda la información necesaria para preparar y operar un vuelo. No hay muchos sectores en los que el cliente pueda digitalizar tan fácilmente su información. Este conjunto de datos puede ser procesado y utilizado por las compañías aéreas para manejar y gestionar correctamente sus operaciones e incluso para utilizar el CN postal en su sistema de carga. A pesar de las diferencias existentes entre los dos documentos, los organismos del sector han diseñado algunas reglas de negocio que permiten un mapeo de datos entre las normas de la UPU y de IATA. Este mapeo permite rellenar los campos obligatorios de un FWB y un FHL. A partir de ahí, los transportistas pueden gestionar los envíos de correo en su sistema de carga como si el flujo físico procediera de un cliente estándar. La asignación de un número de AWB a cada CARDIT es obviamente necesaria y puede ser realizada tanto por el correo como por la aerolínea. Sin embargo, es cierto que esta asignación apenas la realizan los correos y, en la mayoría de los casos, la compañía aérea tiene que gestionar ella misma sus existencias y la asignación de los números AWB. 

Muchas partes interesadas expresaron su preocupación por el concepto de AWB postal, argumentando que la gran cantidad de CN postal creará obligatoriamente algún problema por la posible falta de números disponibles. La International Post Corporation y IATA han abordado esta preocupación y han demostrado que las mayores compañías aéreas manejan un máximo de 500.000 CARDIT al año, mucho menos que la cantidad máxima de 9.999.999 números disponibles al año. La mayoría de las compañías aéreas nunca necesitarán más de un par de miles de números AWB al año.

La utilización del concepto de AWB postal presenta varias ventajas

 La primera es animar a los operadores postales a cerrar sus envíos de acuerdo con las asignaciones acordadas. La segunda está relacionada con la mejora de la eficacia del proceso: Se puede gestionar la capacidad y eliminar la falta de comunicación entre los sistemas de correo y de carga. De hecho, cualquier mensaje FSU puede convertirse en un RESDIT postal para proporcionar a los correos la información que esperan. No todos los mensajes FSU se refieren a un evento operativo que tenga un significado relevante para los correos. Pero en la mayoría de las ocasiones, los eventos comunes notificados para la carga tienen una correspondencia en el entorno postal. 

La tercera ventaja está relacionada con el cumplimiento de la normativa. A partir de marzo de 2023, la Unión Europea incluirá los flujos de correo en su reglamento del sistema de control de las importaciones (ICS2), haciendo obligatoria una notificación previa a la salida por parte del transportista para cualquier envío de correo que contenga mercancías y se envíe al territorio de la UE. No cabe duda de que los principios de esta legislación serán seguidos por otras entidades políticas. La expansión del comercio electrónico implica demasiados intercambios bilaterales que no pueden ser ignorados por las agencias aduaneras fronterizas a efectos fiscales y de seguridad. IATA y la UPU han trabajado diligentemente estos últimos años para diseñar el modelo más apropiado que permita transmitir los datos a las agencias de aduanas. Denominado “modelo postal global”, este concepto establece la obligación de las compañías aéreas de transmitir los datos a las autoridades aduaneras antes de la salida del avión, tal como se hace con la carga en muchos países. 

Por lo tanto, los Correos y las compañías aéreas tendrán que evaluar muy pronto su colaboración y decidir bilateralmente cómo desean seguir trabajando juntos en este entorno normativo cambiante. Se pueden imaginar varias alternativas al modelo postal global, pero hasta el momento, el concepto de AWB postal es, sin duda, la mejor manera de ajustarse a los requisitos reglamentarios, respetando al mismo tiempo las limitaciones operativas y financieras de ambas partes.      

Una integración informática eficaz es, obviamente, un factor de éxito clave, y por ello Leg-2.com ha creado con Airmail Data una plataforma de Internet fiable que ofrece a las compañías aéreas la posibilidad de conectarse a la red postal EDI y de interconectar los datos con cualquier sistema de carga utilizando los estándares Cargo-IMP o XML. Rentable, fácil de usar y de interconectar, Airmail Data ofrece a sus clientes la posibilidad de integrar completamente su actividad postal. Proporcionar una solución informática es una cosa, acompañar al cliente para ayudarle a comprender este entorno complejo y en rápida evolución es otra cosa. “Airmail Data es el resultado de una sólida colaboración entre especialistas en Internet e intercambio de datos, impulsada por la experiencia de Leg-2.com, cuyo fundador es un antiguo Director de Transporte Internacional del operador postal francés y ex miembro del Comité de Contacto IATA-UPU. Por lo tanto, puede ofrecer no sólo una solución técnica, sino también un acompañamiento y una comprensión completa a cualquier transportista que desee reforzar sus capacidades de correo”, afirma David Alonso, fundador de Airmail Data. 

Esta empresa conjunta también aportó algunas innovaciones en este mercado específico. La aplicación puede funcionar con cinco modos diferentes de captura de datos y es todavía lo suficientemente joven como para adaptarse a algunas especificidades de los clientes. Lanzada en 2020, Airmail Data ya es utilizada por seis grandes transportistas, uno de los cuales es terrestre, porque los desafíos planteados por la expansión del comercio electrónico no solo se refieren al aire. Por lo que sabemos, es la primera vez que una compañía transportista terrestre tiene la capacidad de intercambiar datos de transporte con un operador postal en la red EDI de la UPU. 

Airmail Data también puede incluir a los transportistas o a los agentes de ventas en general en este entorno postal. Es cierto que el concepto de EDI postal ha sido concebido principalmente para funcionar entre los correos y las compañías aéreas, pero nuestro mundo moderno no puede ignorar que una parte importante de las reservas y asignaciones de correo se realizan a través de terceros. Por lo tanto, no hay razón para dejar las prácticas de EDI postal fuera de este entorno empresarial. Evidentemente, el correo es un producto especial y el sector debe respetarlo, pero eso no significa que todos tengamos que seguir gestionándolo como siempre. La inclusión de los operadores de transporte de mercancías o de los agentes de ventas en general en este ecosistema, es una magnífica oportunidad para el sector, que prepara el camino para la innovación.

Por último, Airmail Data es la única solución postal EDI que funciona bajo un concepto de suscripción. No hay integración informática estructural, ni costosa adquisición de licencias, es una solución de “pago por uso”. El transportista puede estar contratado durante seis meses o diez años en el negocio del correo, pudiendo entrar y salir cuando lo necesite. “Era importante para nosotros romper esta barrera de inversión estructural. En mi anterior cargo, muchas compañías aéreas me decían que no podían realizar inversiones tan elevadas sin garantías a largo plazo. Con Airmail Data, ahora pueden plantearse satisfacer a los operadores postales sin riesgo alguno”, concluyó Luc Larrieu-Sans.

Compartir noticia:
Fuente: Leg-2
Input your search keywords and press Enter.