Ahora leyendo:
Tripulantes y pasajeros vieron el eclipse total de sol a más de 10 mil metros de altura
Toda la noticia 5 minutes read

Tripulantes y pasajeros vieron el eclipse total de sol a más de 10 mil metros de altura

El pasado martes 2 de julio, un eclipse total de sol congregó en Chile y Argentina a cientos de astrónomos, científicos y turistas que por algunos minutos, dirigieron su vista al cielo para ver este fenómeno natural. Sin embargo, hubo quienes tuvieron el privilegio de verlo desde las alturas.

El vuelo EFLIGHT 2019-MAX (LA1296) de LATAM voló a la sombra de eclipse solar total sobre a 12.500 metros de altura del océano Pacífico. Con una velocidad de 900 kilómetros por hora, el Boeing 787-9 Dreamliner de LATAM persiguió el camino del eclipse, permitiendo a los más de 50 viajeros de 10 países a bordo -en su mayoría, astrónomos aficionados y amantes de estos fenómenos- ver la obscuridad total por más de ocho minutos, triplicando los 2.5 minutos aproximadamente que dura en tierra.

Yanina Manassa, Director de Clientes de LATAM Airlines Group, sostuvo que “como LATAM, tenemos un gran compromiso de mostrar lo mejor de Latinoamérica al mundo y estamos orgullosos de haber sido la aerolínea elegida por los principales expertos de los eclipses del mundo para perseguir este fenómeno en un sobrevuelo único por el Pacífico, despegando de la isla más remota del planeta: Rapa Nui”.

El vuelo despegó a las 09:50 horas desde el aeropuerto Mataveri de Rapa Nui/Isla de Pascua, volando hacia el noroeste durante dos horas y 30 minutos para posicionarse en la trayectoria que recorrió el eclipse hacia el este, antes de volver a la isla con un tiempo de viaje total de cinco horas y 30 minutos.

SKY Airline por su parte, preparó un vuelo especial con 80 invitados, entre los que estuvieron representantes de Chile en las Olimpiadas Latinoamericanas de Astronomía y Astronáutica 2018, destacados científicos del ámbito de la astronomía y personalidades de la televisión.

El vuelo SKY 2719, piloteado por la capitana Paola Pérez, sobrevoló las regiones de Atacama y Coquimbo a más de 10 mil metros de altura. La encargada del denominado “vuelo ciudadano”, señaló al diario chileno La Cuarta, sentirse “muy afortunada porque es una experiencia única y enriquecedora, porque podremos contarle a la gente lo que vimos a gran altura”.

Holger Paulmann, CEO de SKY, comentó que “hace más de 20 años que no ocurría un fenómeno así en Chile y quisimos organizar un vuelo ciudadano para que el eclipse estuviera al alcance de todos. Esto, porque como aerolínea nos hemos planteado el desafío de no solo transportar pasajeros, sino que también queremos movilizar sus sueños, y proyectos y este evento era tremenda oportunidad para poder ser parte de ellos y que pudieran vivir una experiencia inolvidable”.

Klaus von Storch, piloto y candidato a astronauta chileno, comandó un segundo vuelo de SKY, contratado como chárter por NatGeo. Un A320neo que voló a 39 mil pies de altura y que se adentró cerca de 300 kilómetros hacia el mar, para luego girar hacia el noreste y registrar el eclipse.

«Fue mucho más de lo que yo esperaba. Pensaba que se trataba de un simple eclipse, pero desde arriba nosotros vimos cómo la umbra (sombra) se desplazaba y de alguna forma se oscurecía un lugar de la Tierra, y el otro estaba iluminado», señaló Storch al canal TVN.

JetSmart también sobrevoló el hito en un vuelo de itinerario desde Santiago a Calama, atravesando este fenómeno en su momento peak.

Según señalaron desde la aerolínea, para celebrar este suceso de forma segura, a la tripulación se les envió un paquete de medidas especiales recomendadas por el Ministerio de Salud. De esta forma, se entregaron lentes certificados a la tripulación y a los más de 180 pasajeros a bordo, quienes disfrutaron de este fenómeno de la naturaleza.

A bordo, los pilotos señalaron la “experiencia espectacular” que este vuelo significó, destacando “una gran sombra en la tierra” que se movía bajo el mar.

Al otro lado de la cordillera, los argentinos también pudieron disfrutar del eclipse de sol desde las alturas.

Más de un centenar de pasajeros pudieron presenciar este fenómeno a 11.000 metros de altura, cuando el vuelo se encontraba sobre la provincia de San Juan, en plena ruta del fenómeno, gracias a la idea del copiloto de modificar el horario de partida.

El vuelo AR 1436, despegó de Buenos Aires con dirección a San Juan, unas horas antes de lo previsto, tras la propuesta del piloto Nicolás Fronzo quien explicó a Télam que «le propusimos el tema a la empresa y empezamos a trabajar con los distintos sectores que tienen que ver con el vuelo, para poder concretar la modificación necesaria. No fue fácil, ya que tuvimos que salir dos horas antes del horario establecido para este servicio, pero finalmente pudimos coordinar todo y concretarlo».

Por su parte Peter Ott, el comandante del vuelo, agregó al medio que «estuvimos condicionados por una serie de variables que podrían haber complicado todo, pero finalmente pudimos lograr el objetivo. Tomamos el punto máximo del eclipse justo unos 20 minutos antes de iniciar el descenso a San Juan y todo se pudo cumplir con normalidad. Es la primera vez que se realiza este tipo de vuelo en Sudamérica».

Así, miles pasajeros en todos los vuelos programados durante esa jornada, pudieron ser testigos de uno de los fenómenos naturales que más atención ha captado en el último tiempo.

Compartir noticia:
Input your search keywords and press Enter.