Ahora leyendo:
Colombia habilita sus playas bajo protocolos oficiales
Toda la noticia 3 minutes read

Colombia habilita sus playas bajo protocolos oficiales

El 1° de septiembre Colombia salió de su cuarentena y puso en marcha una nueva fase en su desescalada de la pandemia de COVID-19, en la que el turismo interno quedó habilitado en la mayor parte del territorio. En ese contexto, el Ministerio de Salud publicó la Resolución 1538 en el que establece los protocolos que deben seguirse para la apertura segura de la playas. De este modo, las que los cumplan quedan habilitadas para recibir visitantes.

En el marco de la desescalada de su turismo doméstico, iniciada el 1° de septiembre pasado, las playas de Colombia ya pueden comenzar a recibir turistas, siempre que cumplan con los estrictos protocolos establecidos por las autoridades nacionales y aseguren que también lo harán sus visitantes.

Para regular esta operatoria, el Ministerio de Salud publicó la Resolución 1538 de 2020 que dispone, justamente, cuáles son esos protocolo de bioseguridad para actividades que en ellas se realicen, minimizando el riesgo de contagio de COVID-19. De ese modo, se reglamentan el alquiler de casetas, taquillas y hamacas, entre otros, de manera complementaria a las decisiones generales que indica la Resolución 666 de 2020.

Según lo informó el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo en un comunicado, la norma “aplica para los alcaldes distritales y municipales con jurisdicción sobre playas turísticas, concesionarios, proveedores de servicios, usuarios y comunidad local”. Para ello, la labor será coordinada desde los Comités Locales para la Organización de Playas.

Desde luego, se aclara que las playas que no cuenten con la infraestructura necesaria para aplicar el protocolo no podrán habilitar el servicio al público.

En el caso de las autoridades locales de territorios que cuenten con playas, sus concesionarios deberán tener un plan de apertura que cuenta con cinco fases, y la primera de ellas implica determinar si cada playa tiene la infraestructura necesaria para aplicar el protocolo y, en consecuencia, abrir al público.

La segunda fase hace énfasis en la preparación de los actores de la playa, y es en ese contexto que se planea el esquema operativo y se designa al personal necesario para asegurar que se cumplan las medidas. En la tercera, explicaron, se evalúa la capacidad de carga de la playa, revisando la zonificación propuesta por la Dirección General Marítima (Dimar). Como resultado de esto, se determinará el aforo de cada una, considerando que sólo se permitirá una persona por cada 10 metros cuadrados.

La cuarta instancia es la de revisión del cumplimiento de las medidas y de emitir recomendaciones para la operación de playas. Y la quinta, el propio inicio de las actividades…

Compartir noticia:
Input your search keywords and press Enter.