Ahora leyendo:
Internet en el avión, claro que sí, pero instalarlo es más difícil de lo que parece
Toda la noticia 3 minutes read

Internet en el avión, claro que sí, pero instalarlo es más difícil de lo que parece

Esto de apagar móviles y tabletas cada vez que se suben al avión resulta, para algunos, de lo más tedioso. Menos mal que, una vez superado el despegue y hasta el momento del aterrizaje, permiten al menos escuchar música o echar una partida al Candy Crush. De navegar en internet, hablar por Whatsapp o asomarnos a Twitter y Facebook, eso sí, nada de nada. Al menos de momento.

Resulta increíble, teniendo en cuenta lo rápido que progresan las telecomunicaciones. O, al menos, avanzan a toda velocidad en tierra, porque en el aire seguimos sin disfrutar de las ventajas de internet.

No será por falta de interés. Aunque no todas las compañías han equipado sus aviones para ofrecer wifi, algunas como Iberia cuentan ya con una flota de aeronaves que ofrecen al pasajero la posibilidad de conectarse. Como se lee en la web de la compañía, sus aviones de largo radio cuentan con redes wifi y GSM. O, lo que es lo mismo, ofrecen la posibilidad de navegar por internet y llamar por teléfono durante el vuelo.

A la aerolínea no le ha resultado nada fácil. Que no te engañe el vídeo que te mostramos a continuación, en el que verás cómo equipan un Boeing 737 con wifi, porque instalarlo es algo más complicado de lo que parece. ¿Quieres saber por qué?

En el minuto que dura el vídeo, podemos ver cómo se coloca la antena que necesita el avión para conectarse a la Red. Una antena que, como explica Carlos Bueno, ingeniero aeronáutico de Airbus, permite utilizar satélites que nos proporcionan el ancho de banda necesario para conectarnos.

La colocación de la antena no requiere mucho tiempo. Lo que alarga el proceso – como mínimo, un año – es el diseño del sistema wifi y su certificación una vez que se ha instalado. "Este sistema tiene que demostrar que no afecta a la seguridad del vuelo, no produce interferencias electromagnéticas a otros equipos del avión, y que no esté conectado con las redes informáticas del avión, [que] permitan un ataque remoto".

Pero empecemos desde el principio. Para que cualquier pasajero pueda tener internet durante el vuelo, el avión puede conectarse a la Red de dos formas diferentes: por tierra o por satélite.

Según Sergio Bleda, profesor de ingeniería de telecomunicaciones en la Universidad de Alicante, conectarse a internet por tierra es bastante parecido a cómo lo hace nuestro móvil. Como se muestra en el vídeo, la antena se coloca en la parte inferior del avión, mientras que, en tierra, se despliegan una serie de estaciones a las que se irá conectando la aeronave al sobrevolarlas.

"El problema está en que en el océano perderemos la cobertura, no podemos poner estaciones bases en el mar, y además, las conexiones no es que sean precisamente muy estable".

Este tipo de conexión se utiliza en Estados Unidos. En Europa, sin embargo, la conexión es por satélite. En vez de recibir la señal de las estaciones que hay en tierra, la toma de los satélites que orbitan alrededor del planeta. La conexión resulta algo más lenta, pero tenemos cobertura mundial por encima de los 3.000 metros…

Ver video AQUÍ.

Compartir noticia:
Input your search keywords and press Enter.