Ahora leyendo:
Un boliviano vuela el avión más grande del mundo
Toda la noticia 5 minutes read

Un boliviano vuela el avión más grande del mundo

Es el único piloto boliviano que timonea un Airbus A380, el avión de pasajeros más grande del mundo, con capacidad para 853 personas, al margen de la tripulación, y un costo de más de 400 millones de dólares.

Lo pilotea en tres rutas desde Doha: Londres, París y Bangkok. Trabaja en Qatar Airways hace 10 años, y tiene una vida envidiable para muchos, producto de un duro esfuerzo para él y para su familia.
Miguel Quiroga Menacho (MQ), nacido en Caranavi (La Paz), de 53 años, se halla en Cochabamba de vacaciones ("siempre que puedo vengo a visitar a mi madre", cuenta), pero ya tiene un pie en el aeropuerto para regresar a Doha (Qatar), donde comparte hogar con su esposa Verónica Demeure y sus dos hijos, Nicole (21) y Adrián (23), aunque ahora ambos están lejos de sus padres.

Se nota en su actitud que es un hombre determinado y de éxito, al estilo de esos capitanes de avión que se ven en las pelí­culas, pero al mismo tiempo es sencillo y sin pretensiones; se le ilumina la cara cada vez que se imagina a sí mismo dentro de algunos años, retirado del trabajo y disfrutando unas tardes de golf y unas tazas de café con sus amigos.

En esta entrevista, el hombre que tiene en sus manos la vida de casi mil personas cada vez que vuela el gigante del aire, nos cuenta cómo llegó a ser quién es hoy y también reflexiona un poco acerca de la situación de la aeronáutica boliviana, en la que trabajó durante 20 años.

EP.- Volar es una tradición en su familia ¿Verdad?

MQ.- Sí. Mi papá, Orlando Quiroga Soliz, era piloto, y murió en un accidente de aviación en Caranavi en 1963 cuando yo tenía un año, el estadio de Caranavi lleva su nombre porque le gustaba mucho el fútbol y lo impulsó. Luego de eso, mi madre, Ilse Menacho, regresó a Cochabamba y años más tarde se casó con otro piloto, Abraham Prada, quien trabajaba en el Lloyd Aéreo Boliviano (LAB) y que luego fundó su propia compañía de aviones de transporte de carga.Nosotros hemos crecido entre aviones.
Mi hermano mayor, Edgar, es piloto, vuela en Amaszonas. Yo soy piloto, mi sobrino es piloto, mi hijo también, somos una familia de pilotos. ¿Por qué? Imagino quehay cosas que son genéticas, que te transmiten el gusto por volar y lo otro es el ejemplo, ves un tipo de vida que te gusta y por eso la quieres para ti.

EP.- ¿Se acuerda de su primer vuelo y de cuándo decidió ser piloto?

MQ.- Creo que cuando tenía unos 8 años y fuimos en un DC6 a Arica, pero no tenía claro que quería ser piloto. La decisión la tomé más o menos a los 17.
Mi mamá no quería que sea piloto, y ella trataba de convencerme de que sea arquitecto porque sabía dibujar y tenía cierta habilidad. Crecí pensando que iba a ser arquitecto, pero cuando vi que mi hermano Edgar se convertía en piloto, me di cuenta que eso era lo que quería.
Pero mi mamá no estaba convencida para nada, así que empecé la universidad y estudié derecho, porque había descartado ser arquitecto; estudié un semestre, pero hubo un golpe militar donde cerraron la Universidad de San Simón durante meses así que estaba sin hacer nada, y así fue que estudié aviación en Nueva York, donde tengo una tía, y saqué la licencia de piloto privado.
Luego me fui a Minneapolis porque quería mejorar mi inglés, y porque pude sacar la licencia de piloto comercial y de ahí volví a Bolivia. Si se tiene el dinero y se pone el esfuerzo, se puede terminar la carrera en un año, pero es una carrera cara porque hay que pagar las horas de vuelo.

La preparación de un piloto

EP.- ¿Cómo se llega a
ser piloto?

MQ.- Para una licencia de piloto comercial hay que tener unas 200 a 250 horas de vuelo como mínimo, con esa licencia puedes volar avionetas, aviones pequeños. Para una línea aérea ésta te da otro tipo de entrenamiento, te exige que estudies un curso que se llama Pilotaje de Línea Aérea, para sacar la licencia respectiva, pero para eso tienes que tener 1.500 horas de vuelo, y uno sale con sólo 250, es decir que 1.250 tienes que hacerlas dónde puedas.

Lo que hizo el LAB fue contratar gente joven, darles el curso de piloto de línea aérea, que empiecen a volar, y una vez que han completado las 1.500 horas volando, han dado el examen y sacado la licencia. Así hice yo, que trabajé 20 años en el LAB…

Compartir noticia:
Input your search keywords and press Enter.