Ahora leyendo:
El reto de equilibrar crecimiento y sostenibilidad: el ejemplo latinoamericano
Toda la noticia 5 minutes read

El reto de equilibrar crecimiento y sostenibilidad: el ejemplo latinoamericano

Compartimos una columna de Sebastian Mikosz, SVP de Medio Ambiente y Sostenibilidad de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional,  (IATA, en siglas en inglés), donde entrega su visión sobre la sostenibilidad  y su experiencia en torno a este tema en su visita a la región.

Hace unas semanas, estuve en Santiago de Chile para participar en la 12 edición de la Conferencia Wings of Change Americas, que bajo el lema “Construyendo juntos un futuro sostenible”, congregó a más de 300 personas, representando a todos los miembros de la aviación civil latinoamericana. Después de más de dos años de reuniones en línea, nos alegramos de encontrarnos en persona. La energía era palpable y el evento fue un éxito, incluso con el tema de la guerra en Ucrania nunca demasiado lejos.

Esta energía positiva se tradujo en debates sobre el crecimiento de nuestra industria en la región – nuestro reto existencial, con un enfoque renovado sobre el medio ambiente y la sostenibilidad. Por esta misma razón, casi todos los temas de WOCA22 se centraron en la sostenibilidad: una decisión consciente, por primera vez en la historia de este evento, que refleja lo crítico que es este tema para toda la industria.

Muchas conversaciones giraron en torno a un denominador común: ¿cómo equilibrar la protección del medio ambiente con la necesidad de alcanzar un nivel significativo de desarrollo para la aviación latinoamericana?

La respuesta no es nada fácil. En primer lugar, desde el punto de vista geográfico, ¡el continente es inmenso! 19,2 millones de km2, una población de 650 millones y 21 países. Representa el 8,5% de la población mundial y el 13% de la superficie habitable del mundo. Antes del Covid-19, 178 compañías aéreas operaban en América Latina y el Caribe, volando 356 millones de pasajeros con un enorme tráfico intercontinental.  Se prevé que los viajes aéreos en América Latina y el Caribe sigan creciendo a un ritmo del 3,2% anual durante las dos próximas décadas. Dado el tamaño del continente y la necesidad de conectividad, ¿existen medios de transporte alternativos para los habitantes de la zona?

Para responder a esta pregunta, analicemos Colombia y Chile. Cartagena y Medellín son dos grandes ciudades de Colombia. Una está a 500 km de la capital, Bogotá, y la otra a 350 km. Para ir en coche, se necesitan respectivamente 10 y 6 horas, y no hay conexiones de tren. En avión, se tarda 1 hora o 40 minutos, y una oferta de vuelos disponibles con un número significativo de conexiones disponibles. Esto demuestra que las alternativas al avión son bastante limitadas y requieren mucho tiempo. Chile es un país geográficamente bastante estrecho (a menudo con menos de 100 km de ancho), ¡pero su costa tiene 6.400 km! Es un 40% más que la distancia entre la costa este y oeste de Estados Unidos (4.654 km). Traducido a Europa, es el equivalente a la distancia entre Lisboa y Moscú (que antes tardaba 5h30 en avión). En una conversación que sostuvimos, la recién nombrada ministra de Medio Ambiente de Chile, Sra. Maisa Rojas Corradi, destacó los retos que esta distancia representa para el país.

En cifras, estas impresionantes distancias nos llevan a una conclusión: no hay alternativa al crecimiento de la aviación en América Latina, pero este desarrollo debe ser sostenible. Teniendo esto en cuenta, algunos de nuestros miembros ya han anunciado decisiones muy importantes. Durante Wings of Change, el CEO de LATAM, Roberto Alvo, anunció el compromiso de la compañía de utilizar un mínimo de 5% de combustible de aviación sostenible (SAF) para 2030, favoreciendo el que sea producido en la región.

Este compromiso, muy bien acogido, atrajo más atención hacia el lado del suministro de SAF en América Latina. En IATA vemos este desafío de suministro como una fantástica oportunidad para que el continente se convierta en una de las mayores regiones productoras de este combustible del mundo. Ese fue nuestro mensaje, especialmente para el gobierno chileno: aprovechen esta oportunidad, construyan un programa de incentivos para los productores, conciencien y los inversores les seguirán. Chile tiene algunas de las fuentes de energía más limpias de toda la región, lo que podría ser el comienzo de una estrategia de desarrollo de SAF a través de Power to Liquid.

Chile no es el único país que podría elaborar su estrategia de SAF. En el panel sobre “La transición energética de América Latina para alcanzar el Net Zero” que tuve el placer de moderar, el CEO del Grupo ECB, Sr. Erasmo Carlos Battistella, presentó el primer proyecto SAF sudamericano que se realiza en Paraguay con inversores de Brasil. El proyecto Ômega Green estará en funcionamiento en 2024. Es un buen comienzo, pero claramente no es suficiente. Las aerolíneas y toda la cadena de valor están decididas a descarbonizarse, y la disponibilidad de SAF será fundamental para este esfuerzo: una tecnología segura, ya disponible y de fácil uso. Está claro que estamos aportando el lado de la demanda, pero necesitamos la oferta. Es una excelente oportunidad para que Chile, Colombia, Brasil y todos los países de América Latina aprovechen esta enorme oportunidad económica. Todo ello durante muchos años.

Compartir noticia:
Input your search keywords and press Enter.